Ibiza es una ciudad que nos ha dejado en conserva su historia monumental desde su nacimiento en el año 654 antes de Cristo (según Diodoro Sículo), sus creadores los fenicios gaditanos la llamaron IBSM, los romanos Ebusus, los árabes Medina Yabisah que evolucionó hasta la actual Ibiza, Eivissa.
El año 550 los Cartagineses pusieron guarniciones en el litoral español para ayudar a los Fenicios contra los Tartesios. No se contentaron con esto y sometieron a los iberos, apoderándose de la costa Mediterránea.
Llegaron hasta Cádiz sometiendo a los Fenicios (501 a. C.).Por la misma razón se quedaron con Ibiza que pasa a depender de Cartago.
La llegada de los púnicos a Ibiza genera nuevas gentes africanas que llegan de la misma Cartago con su cultura y se mezclan con los fenicios dando un gran impulso a la ciudad, ello se nota perfectamente con la evolución de los enterramientos del Puig d´es Mulin.
A raíz de la 1º Guerra Púnica (264-241) Cartago pierde Sicilia, Córcega y Cerdeña en el año 238.
Por estas fechas Ibiza debió sufrir la depresión de su metrópolis Cartago ya cuesta abajo hasta la caída de Cartago poniendo fin a la II Guerra Púnica (219-201) con la batalla de Zama.
En el año 217 a. de C. Tito Livio se refirió a Ibiza como una ciudad populosa y fuerte para resistir un ataque romano. Al final de la II Guerra Púnica los romanos respetaron sus formas sociales quedando libre asociada a Roma con sus leyes, lengua y dioses. Pero el tiempo todo lo apaña.
Ibiza mantuvo su autonomía hasta el año 70 d. C. y por decreto del emperador Tito Flavio Vespasiano Augusto la ciudad se convierte en municipio Fravio Ebusitano,  De esta manera queda plenamente integrada la en la política imperial perdiendo su calidad de confederada. En el año 455 Los Vándalos toman la ciudad de Ibiza. Durante su dominación Ibiza tenía obispo y por lo tanto catedral, se conoce por las listas de asistentes al concilio celebrado en Cartago el año 484, se llamaba Opilión.

En el 534 Belisario derrota a los Vándalos recuperando para el Imperio Bizantino las provincias del Norte de África y las Islas. Ibiza se hace bizantina.
En el 620 El obispo bizantino de Cartagena, Liciano, escribe una carta a Vincencio, obispo de Ibiza, reprendiéndole por leer personalmente desde el púlpito a sus fieles una carta de Cristo que supuestamente había caído del Cielo y -donde ni se encontraba locución elegante ni doctrina sana-. Imagino el cuelge místico que debían tener por estas soledades isleñas de los antaños, perfecto cultivo para sentir viendo a las musas arañas d´es Amunt.

En el 682 el godo Teodorico derrota a un escuadrón bizantino incorporando las Islas a la España visigótica, por poco tiempo pues la invasión islámica del 711 dejó las Baleares y Pitiusas a su libre albedrío al que bien acostumbrados estaban desde la llegada de los Vándalos.
En el año 903 Ibiza se incorpora al califato de Córdoba y debió ser de una manera natural pues sus antiguos clientes y vecinos del Norte de África son musulmanes y poco se sabe del espacio califal hasta que es conquistada por el reino de Denia junto a las demás islas Orientales del Andalus, como se empezaron a llamar por aquellos entonces.

En el año 1015 Ibiza fue conquistada con las Baleares y Cerdeña por el rey moro de Denia Muyähid al-Amirï al-Muwaffaq. A la muerte de Muyähid en 1045, se hace cargo del poder su hijo primogénito Alï b.Muyähid Iqbäl al-Dawla, nacido de madre cristiana. Alï concedió en 1058 un privilegio por el cual incluye a los mozárabes de sus reinos dentro de la jurisdicción del episcopado de Barcelona, donando en perpetuidad todas las iglesias de las Baleares y de Denia a la catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia de Barcelona y a su obispo barcelonés Gilabert. Tal vez de ahí le venga el nombre a Santa Eulalia.

Hacia 1076 Denia fue conquistada por la Taifa de Zaragoza estableciéndose un reino musulmán independiente en el archipiélago balear. La Primera Taifa de Mallorca tuvo una existencia de 50 años (1076-1116) sucumbiendo primero a una cruzada cristiana y siendo seguidamente ocupada por los almorávides.
En la primavera de 1110 Sigurd I, rey de Noruega en camino de los Santos Lugares, atravesó el Estrecho de Gibraltar y combatió a los musulmanes y piratas en Formentera, Ibiza y Menorca.

Entre 1114-1115 la Medina Yabisah es destruida por los cruzados catalanes y pisanos cuando se dirigían a conquistar Mallorca, consiguieron sus propósitos pero no se quedaron, robaron, y mataron en nombre del Papa volviendose a sus lares.
Se ve que los catalanes y pisanos discutieron sobre cuestiones domésticas, botines y eso, el caso es que cada uno se fue para su casa con lo que pudo. Por estos tiempos la mejor industria ibicenca era la piratería aunque habría que ver quienes eran más piratas si los cristianos o los isleños.

La medina Yabisah contaba con tres recintos de murallas pero debían estar bien deterioradas con la codicia de entonces, la situación era como una nueva guerra púnica entre los dos grandes poderes religiosos del momento, y es que las teocracias no se porqué traen tanta violencia. Poca paz tenía los ibicencos de aquellos tiempos que siguieron con la llegada de los almorávides a Mallorca en 1116 y donde un gobernador dependía del rey almorávide.

Muhammad ibn Ali ibn Ganiya es gobernador de Mallorca desde 1126 y con el desastre almorávide ante los Almohades que centralizan su nuevo imperio en Marraqués El gobernador Muhammad en 1146 reconoce al califa abbasí y se convierte en rey de las Islas, es la 2ª taifa, con los Banu Ganiya y durará hasta 1203 en que los almohades terminarán controlando las Islas Orientales del Andalus.
En 1229 Jaime I de Aragón conquista Mallorca y seis años después remata la faena con la conquista definitiva de Ibiza.

Un poeta pisano que estuvo en la conquista de Ibiza en 1114 describe así la Isla (tomado de Bartolomé Escandell en catalán): “L´illa donà nom a la ciutat. A l´illa hi ha un gran port, que els habitants anomenen “El Grand”, que pot acollir innumerables embarcacions… i tots el seus camps els rodegen rocoses muntanyes. El camp produeix innumerables herbes i fruits; hi ha molta mel i de les fonts fluyesen aigües dolces. La terra cria mol d´ordi i també engendra vinyes fèrtils… (…) Per totes bandes brollen aigües nascudes de fons dolces; l´herba és verda així com les canyes i els pantanosos joncs”.

Sobre la Madina Yabisah y su puerto decía el pisano: “Els extraordinaris turons, miradors de la planuria, oferiren intrèpides fortaleses i murades segures. El mar que mira capa al nord forma una gran badia i la doble illa que queda li proporciona un port… (…) Un turó que allà al mig s´eleva cap al cel, megestuós, ofereix excelses fortaleses i altres torres; a mes, tres murades rodegen la inaccesible fortificació; els fossats, excavats Aquesta fortificació tenía dotze torres… El fossat s´omple amb les aigües que li proporciona els pantans…” a la muntanya son el peu de les murades.

La población de la Madina Yabisah cuando llegaron los conquistadores catalanes se calculaba en una media estimada de 1750 individuos. La isla contaba con unos 5480 habitantes en total y diez buenos fondeaderos en su costa.

 
 
 
Ver fotos
Volver a Patrimonio de la Humanidad
Inicio - Home