Trabajos artesanos de piel.

Santa Inés de Corona
Parroquia de
Sant Antoni de Portmany.

El primer obispo de Ibiza (2ª Época) Don Manuel Abad y Lasierra puso en marcha en 1785 su política parroquial que sería base para la formación (1833) de municipios en la Isla, todo ello después de un somero estudio de las verdaderas necesidades del mundo rural, fue un gran estratega, un humanista y un iluminado de la ilustración.

Los de San Antonio querían que el obispado restaurara la capilla de Santa Inés, de gran veneración en la zona, el sabio obispo decidió que hacía más falta en Corona una parroquia, estableciéndola el citado año de 1785 con el título de Santa Inés.

Cuenta Marí Cardona que en 1806 la iglesia estaba prácticamente terminada, pero estuvo a punto de ser demolida porque no todos los vecinos estaban de acuerdo con su ubicación según expone el cura Juan Torres al obispo… no ocurrió nada y la iglesia siguió adelante acabándose aquel año. Mientras se estuvo haciendo la iglesia este sacerdote Juan Torres -que debió ser el primer párroco- decía misa en Can Jordi.

En 1940 una desgracia afectó a la historia del templo. Según cuenta Josep Costa de Can Maimó, en esta fecha naufragó antes de entrar en el puerto de Sant Antoni y a consecuencia de un temporal, un llaüt cargado de madera procedente de la zona de Cala Bassa, con cinco personas a bordo. La carga estaba destinada a cubrir los porches del templo de Corona.

De los cinco que viajaban en la embarcación lograron salvarse dos: el sacerdote y Lluc Costa 'Maimó'. Costa, mientras se veía envuelto por las olas, había prometido que compraría una emprendada (joyas típicas ibicencas) para la virgen. Y así fue. Esta colección, compuesta por cruz, joya y collar la custodia la misma familia y se saca una vez al año, para la fiesta de Santa Inés.

Una historieta de este templo es que tiene dos puertas. En un principio sólo tenía la que está orientada hacia el Sur y se cerró en 1870 tras un crimen de sangre ocurrido enfrente. De resultas se abrió la puerta que da al Oeste en la actual plaza.

"A principios de los años 30 Rafael Capilla fue destinado a Ibiza como maestro de la escuela de Santa Inés. Durante los 30 años que allí trabajó fueron muchas las anécdotas que protagonizó en una Ibiza rural que en nada se parecía a su Valencia natal y una destaca por su humanidad y su ternura.

Al finalizar la guerra civil, tras luchar en el bando republicano, se reincorporó a su puesto de trabajo. Nada más llegar pudo comprobar los desperfectos sufridos en la pequeña iglesia de Santa Inés como consecuencia de la guerra. Las figuras de los santos y los retablos estaban muy estropeados. Dado que en el pueblo no había quien pudiera restaurar esos daños, decidió hacerlo el mismo. Sin ningún tipo de ayuda, volvió a pintar todos los retablos hasta dejarlos como están hoy en día, haciendo uso de un gran ingenio utilizó pequeños pedacitos de loza de platos y tazas rotas para los ojitos de los Santos y hasta para el dedo de San Roque y el rabito de su perro. Cada pieza restaurada lo celebraban los niños cantando y brincando". (Patricia Giménez Capilla, nieta de Rafael Capilla)


hh
Can Cosmi, Tienda , bar y comidas.
A San Antonio de Portmany. Mapa aereo de San Mateo d´Aubarca. Mapa general del llano de Corona. A Buscastells
Callejear
Mini - Tren Turístico.
Proseción y fiestas de Santa Inés.